Páginas vistas en total

domingo, 13 de noviembre de 2011

Pilas de carne y hueso

      Cada día nuestro cuerpo realiza muchos movimientos, como puede ser el caminar, y acciones involuntarias, como el latido cardíaco, en los que, sin darnos cuenta, desperdiciamos energía. Y precisamente es esta energía la que quieren aprovechar multitud de científicos e ingenieros que en la actualidad trabajan en sistemas que, a partir de esta energía, permiten cargar dispositivos, iluminar luces... A continuación muestro algunos elementos de la vida cotidiana a los que se les han aplicado estas tecnologías de aprovechamiento de energía: 
  • Mochila: con cada paso el cuerpo pivota sobre la pierna de apoyo, el lado correspondiente de la cadera se desplaza varios centímetros. Esto es lo que unos biólogos de la Universidad de Pensilvania han aprovechado a través de una mochila con una placa que sigue este movimiento, el cual transmite a un generador. El único inconveniente es que para generar un voltaje razonable hay que llevar entre 20 y 40 Kg de peso en la mochila.
  • Rodillera: diariamente flexionamos nuestras rodillas, bien sea para sentarnos, como para andar. Esto es lo que llevo al canadiense Max Donelan a crear una rodillera que convierte la extensión de la rodilla en energía eléctrica, a través de un generador, de 4 a 7 W por pierna. El handicap del invento resulta su peso de casi 1 Kg.

Rodillera ideada por Max Donelan

  • Camisa: es evidente que nuestro cuerpo libera calor para regular su temperatura, como es evidente que el calor es energía. Pues en base a esto, expertos españoles han encontrado la forma de "captar" ese calor: entre dos placas de cerámica se sitúan semiconductores con cargas positivas y negativas, de forma que cuando haya diferencia de temperatura entre placas, se genere una diferencia de voltaje (efecto Seebeck).
Dispositivo para aprovechar el efecto Seebeck

  • Zapatos: cuando pisamos ejercemos una presión sobre el talón, que se ha descubierto que puede se puede convertir en energía eléctrica a través de zirconato titanato de plomo (PZT), un material que crea una diferencia de potencial al ejercer presión sobre él. Esa diferencia de potencial se aprovecha para cagar dispositivos o iluminar el propio zapato (zapatos luminosos
Zapato luminoso de la firma Nike,
 inspirado en la película "Regreso al futuro"

  • Baldosas: al pisar generamos una potencia que cedemos al suelo, lo que han conseguido captar algunos científicos e ingenieros instalando generadores electromagnéticos en baldosas del suelo, de forma que con cada paso cedan unos centímetros y se genere energía eléctrica. Este método se ha aplicado en la ciudad de Toulosse para iluminar unas lámparas led de la acera, y en la discoteca holandesa Club Watt, donde la energía que genera cada baldosa se emplea en su propia iluminación.
Club Watt, en Róterdam, Holanda


         En resumen, todos somos en fundamento energía, cuyo aprovechamiento supondría un ahorro en el  consumo energético. De esta forma, podríamos utilizar una energía que realmente es nuestra para acciones del día a día como pueden ser cargar un móvil o mantener encendido un audífono o un marcapasos, siendo autosuficientes en gran parte. Pero estos sistemas actuales tan solo consiguen aprovechar de un 20 a un 30 % de la energía aportada, por lo que todavía hay que trabajar mucho más en el desarrollo de estas tecnologías.


No hay comentarios:

Publicar un comentario