Páginas vistas en total

martes, 13 de diciembre de 2011

Las radiaciones ionizantes

La radiación se define por la energía que se propaga a través de ondas por el espacio. El ser humano ha estado continuamente expuesto a la radiación, ya que hay fuentes tanto en la Tierra (elementos radiactivos), como en el Universo (radiación cósmica). En este caso vamos a hablar de radiaciones ionizantes, que son aquellas que surgen de la liberación de energía al romperse núcleos atómicos inestables (con un número anómalo de neutrones), y que hacen que la materia se ionize, es decir, pase a estar formada por átomos con exceso o falta de electrones. Esta radiación aparece en forma de "chorros" de partículas o de energía, y podemos distinguir:

  • Radiación Alfa: formada por partículas pesadas integradas por dos protones y dos neutrones, proceden de la desintegración de elementos pesados (uranio), y es capaz de recorrer grandes distancias ni de atravesar una hoja de papel.
  • Radiación Beta: formada por partículas similares en masa a los electrones, por lo que pueden atravesar varios metros de aire y centímetros de agua, aunque no recorren grandes distancias y no atraviesan láminas de metal.
  • Radiación Gamma: tiene una carácter electromagnético y mucha energía, por lo que se desplaza grandes     distancias, y sólo puede ser detenida por densas barreras de hormigón o plomo.
  • Radiación X: es similar a la radiación beta, pero se obtiene en tubos de vacío a partir de materiales no radiactivos, por lo que es controlable.
  • Radiación de neutrones: es la producida en las reacciones nucleares de fisión, formada por neutrones, y  se consigue detener con gruesas y numerosas barreras de hormigón (como en las centrales nucleares de fisión)
barrera de radiaciones
Esquema de las tres radiaciones clásicas (alfa, beta y gamma)
La radiación alfa no produce daño alguno sobre los seres vivos, ya que no atraviesa la epidermis. Sin embargo, la radiación beta, produce daños en la piel por una exposición continuada a ella; la radiación beta, debido a su gran poder de penetración y energía, provoca daños graves daños en tejidos internos; y la radiación de neutrones también provoca daños graves en los seres vivos, por lo que sólo se confina a la industria nuclear. La radiación X no tiene ningún efecto probado sobre los seres vivos, debido a que hasta ahora se ha experimentado con ella en entornos seguros de los que no escapa.

Medalla dada a los liquidadores de Chernobyl,
donde se representan las radiaciones clásicas


No hay comentarios:

Publicar un comentario